Resultado de imagen para millennials

Sin embargo, pese a que los rayos van alumbrando el camino, es precisamente la generación"millennial, aquellas personas nacidas entre 1980 y el 2000, la que más sombras está creando en el futuro del sector. Los datos estadísticos están demostrando que los jóvenes se están quedado fuera del mercado inmobiliario, al menos en lo que respecta a la compra. ¿Será porque sus valores son diferentes? En parte sí. Es cierto que su definición de éxito ya no es disponer de vivienda propia y automóvil, sino disfrutar de una vida de realización personal, de viajes y de nuevas experiencias. Esto les lleva a rechazar conscientemente cualquier propiedad que les aleje de la flexibilidad y les ancle en una situación de estabilidad. Pero hay algo más: el miedo a endeudarse de por vida, la sombra amenazante de la inestabilidad laboral y el total desapego por el ahorro.

Igual que en otros sectores de consumo, los jóvenes de entre 25 y 35 años son ahora nuestro punto de referencia porque son el futuro. Pero, sin embargo, sus bajos sueldos y una capacidad financiera reducida están cambiando la tendencia que siempre había preponderado en España en generaciones anteriores: la vivienda en propiedad.

El estudio anual de Casaktua, “La demanda de vivienda en España. Análisis de la capacidad financiera”, ha comprobado cómo los jóvenes con edades comprendidas entre los 25 y los 35 años tendrían que ser los mayores compradores de viviendas: El 50% de los"millennials"tiene intención de mudarse, muy por encima de los de entre 36 y 49 años (28%) o los de 50 años o más (20%).

A esta generación pertenecen las personas que en estos momentos buscan independizarse, formar una familia o cambiar de ciudad por trabajo. En definitiva, aglutinan el grueso principal de ese colectivo denominado en el sector “futuros compradores”. Y es que, a estos jóvenes, solteros en el 64% de los casos y que conviven actualmente con una pareja y sin hijos (52%), les gustaría comprar una vivienda, pero no pueden permitírselo.

Alarma que casi el 60% de los que optan por el alquiler reconozca hacerlo porque creen que sus circunstancias económicas no les ayudan a comprar. Incluso, este factor en contra está presente en el proceso de búsqueda del inmueble, tanto si deciden alquilar como cuando quieren ser propietarios de un inmueble. Y si hablamos de ahorros, las circunstancias tampoco cambian. El 20% que sí estaría dispuesto a comprar, reconoce tener poca capacidad de ahorro: el 47% de este grupo dispone de menos del 10% del precio del inmueble a adquirir.

Ante este escenario, no queda otra alternativa que confirmar que a los “futuros compradores”, les afecta su forma de pensar en el momento de comprar vivienda, pero solo en parte, porque el aspecto financiero también parece ser otro de los grandes impedimentos.

Estos jóvenes dedican actualmente hasta un tercio de sus ingresos en pagar el alquiler, algo menos si se trata de una hipoteca. Una situación muy distinta a la de sus padres y abuelos, cuyo esfuerzo en este ámbito no solía superar el 10% de su sueldo. Una importante desigualdad intergeneracional, ante la cual las compañías y el mercado estamos obligadas a dar respuesta.

#milenials, #alquiler, #inversion, #inmobiliaria, #vivienda"